COMBATIR EL OTOÑO

Las estaciones del año no son nuestras enemigas, sin embargo parece que algunas se nos atraviesan, como la llegada del otoño. Para algunos es una época mágica, en donde todo son colores naranjas, amarillos y marrones, juegas en los charcos, te ríes bajo la lluvia y practicas el baile de la peli; pero para los más realistas, el otoño es un combate de tú a tú. Hay menos horas de sol por lo que nuestro estado anímico empeora, dormimos regular, como si nuestro reloj biológico intentara reubicarse, nos gusta apalancarnos en el sofá abrazados a un cojín y tapados hasta las orejas con una mantita mientras pedimos el mando de la tele o animamos al gato a que nos caliente los pies. 

 

Si nos dejamos arrastrar por la apatía, el cansancio se apoderará de nuestra vida y veremos todo más pesado. No es por nada que en esta época aumente el número de depresiones. Pero este estado de invernación latente autoimpuesto solo nos puede traer más cansancio y apatía.

Cuanto más te mueves más energía tienes, eso es así, como si fuéramos pilas auto-recargables. No basta con ir a trabajar; sal, queda con tus amigos, ve al cine, disfruta de un paseo a medio día y recoge un poco de ese calor que nos aporta el sol.

Come bien, bebe agua, haz ejercicio y date algunos masajes. Se ha demostrado que ayudan a la liberación de serotonina lo que nos estimula la sensación de bienestar durante más tiempo. Así que ya sabes, cuídate, mímate y haz ejercicio, de esta maneras afrontarás el otoño con otra cara.

 

TEXTO: Elena Reyes

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*