ESTRÍAS: ¿QUÉ SE ESCONDE BAJO LA PIEL?

Imposibles de eliminar pero sí de mejorar hasta el punto de hacerlas prácticamente invisibles. En este post os contaremos el origen y las posibles causas de su aparición, hablaremos sobre alimentos y medios para prevenirlas y terminaremos dando un paseo sobre las mejores técnicas en el mercado para ayudar a paliarlas.

Para empezar debemos saber que la piel tiene una capacidad de estiramiento asombrosa, lo que quizás no sepáis es que no es tan magnífica a la hora de recoger el tejido. Es en ese momento cuando suele romperse.

Nuestra piel está formada por millones de fibras de colágeno y elastina entre otras. Cuando se produce un sobre-estiramiento la piel cede pero a la hora de recuperar su antigua forma se rompe, es como cuando una goma cede por el uso. Cuanto más elástica sea nuestra piel con más facilidad recuperara su forma y menos posibilidades habrá de que salgan estrías. Aquí influyen otros factores como la alimentación y factores hormonales.

Por regla general, una vez que aparecen son bastante complicadas de eliminar, pero como hemos dicho antes se pueden mejorar muchísimo. Para ello, lo primero es que la estría se encuentre en su primera fase, cuando aún está roja. Cuando pasa al blanco hay menos posibilidades de recuperación, pero eso no quita que con esfuerzo lo podamos lograr.

La alimentación forma parte clave, sobre todo, como prevención y mantenimiento de un estado de la piel óptimo. Algunos alimentos que nos benefician son los que tengan un alto contenido en vitamina C, ya que ayuda a proteger las paredes de los vasos sanguíneos fortaleciéndolas. Los ricos en vitamina B, que nos ayudan a que la piel, el pelo y las uñas crezcan fuertes y sanos. Vitamina A y D, para un correcto funcionamiento de nuestro sistema y por supuesto, beber agua. Una buena hidratación es vital para que todo lo demás pueda trabajar correctamente. 

También es importante que nos apliquemos diariamente aceite vegetal (almendras, oliva, jojoba, hipérico, coco…) y le agreguemos algunas gotas de aceite esencial de rosa mosqueta; mundialmente conocido por sus múltiples propiedades regeneradoras. Los productos con retinol también suelen funcionar bien.

Ahora bien, después de toda la prevención, nos han salido estrías. Aquí cabe destacar que hay muchas personas que tienen una tendencia genética a que esto suceda. Si ya las tenemos uno de los puntos que mejor funcionan, sobre todo en casa, es exfoliar la zona una vez en semana y aplicar aceites, tal y como hemos hablado anteriormente. Cuando exfoliamos la piel disminuimos la superficie retirando las células muertas. De esta manera también vamos aplacando el surco de la piel y estimulamos la regeneración celular.

 

 

El siguiente paso sería acudir a un especialista para un tratamiento más intensivo. En este aspecto nos encontramos con varias opciones:

  • Dermapen: Esta técnica es relativamente nueva pero está dando muy buenos resultados. Se trata de una mesoterapia semi-infiltrada. Consiste en una serie de mico-punciones sobre la piel a la que se puede aplicar algún producto, por ejemplo: silicio orgánico, para ayudar a regenerar el tejido de las capas internas. Las sesiones suelen realizarse una vez al mes y es importante proteger del sol la zona tratada.

  • Láser starlux: Se trata de un láser Erbio-Yag, habitualmente utilizado en hospitales para tratar las cicatrices. Es ablativo, lo que quiere decir que va barriendo o se va “comiendo” las capas de la piel superficiales e incluso alcanza la parte superficial de la dermis. Así, consigue eliminar manchas, lesiones post-acné, arrugas finas y estrías. Además, provoca la formación de colágeno y elastina. Aunque suene doloroso no lo es, se recomiendan entre 3 y 5 sesiones, y combinarlo con mesoterapia a base de activos regeneradores o plasma.

 

 

 

 

  • PRX-T33 + Fotona: Se trata de aplicar un peeling de ácido tricloracético (TCA), al 33%, con agua oxigenada (H2O2), que se aplica mediante masaje manual o espátula en la zona con estrías hasta su total absorción, lo que provoca una bio-estimulación de los factores de crecimiento epidérmicos. Y después, se combina con el láser de Neodimio Yag Fotonna (en su modalidad FRAC3), para estimular la producción de colágeno y elastina nuevos, mediante la emisión de calor. Se recomienda una media de 15 sesiones.

 

  • Carboxiterapia: Una de las técnicas médico-estéticas más revolucionaria de los últimos tiempos. Se trata de inyectar co2 en la estría, de esta manera, se despegan las paredes y se favorece el riego sanguíneo, lo que mejora el aspecto del tejido. Se necesitan un mínimo de 5 o 6 sesiones para ver un resultado efectivo.

 

Estos son algunos de los más relevantes. Por suerte, suelen evolucionar y mejorar resultados cada poco tiempo.

Como veis, estas pequeñas cicatrices nos traen muchos dolores de cabeza si les prestamos demasiada atención. Lo mejor es sin duda, prevenir su aparición y llevar una vida lo más equilibrada posible.

 

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*