Plataforma Vibratoria

En la vida diaria nos exponemos a diversas fuentes de vibración: medios de transporte, diferentes tipos de maquinaria y herramientas, durante la actividad física, etc. Existen otras vibraciones que proporcionan efectos beneficiosos para el organismo. En la plataforma vibratoria, una plataforma generará las vibraciones mecánicas que se transmiten al cuerpo en forma de energía, provocando la vibración del cuerpo entero, obteniendo efectos positivos a muy diversos niveles.

Se sabe que los músculos reaccionan a la vibración contrayéndose y estirándose automáticamente. El estímulo mecánico produce un reflejo de estiramiento y contracción entre 30-60 veces por segundo, por lo que los músculos se contraen de forma continua.

Los movimientos oscilatorios sinusoidales generados por la plataforma se transmiten a todo el cuerpo, lo que obliga al músculo a trabajar para vencer la fuerza de la gravedad. Resulta así un método muy efectivo para potenciar la musculatura.

Si bien presenta otras aplicaciones que comienzan a ser relevantes en el campo de la Rehabilitación (lumbalgias mecánicas, tras la reparación del ligamento cruzado anterior y en determinados trastornos neurológicos.

Su efectividad es explicada porque, mientras que con la mayoría de las terapias o métodos de tratamientos convencionales, así como con el trabajo de entrenamiento se realiza dicho trabajo sobre cierto número de tejidos, con el empleo de las vibraciones mecánicas vibra el cuerpo entero, obteniendo efectos beneficiosos a nivel sistémico.

Su aplicación en el ámbito deportivo. Con diversos dispositivos para su aplicación general y local, utilizándolos en el deporte de alta competición Juegos Olímpicos, ballet clásico y terapia física, al comprobar que un periodo de tratamiento de pocos minutos superaba los resultados del entrenamiento habitual.

ejercicios en plataforma vibratoria